Real Madrid campeón de LaLiga Santander tras ganarle 2-1 a Villarreal a solo una fecha del término del torneo. El partido se jugó en el estadio Alfredo Di Stéfano, donde el doblete de Karim Benzema le dio la alegría de un nuevo título a los dirigidos de Zinedine Zidane. Los blancos necesitaban una victoria o un empate para coronarse campeones del torneo y terminaron ganando su encuentro en un campeonato que tuvo que ser suspendido alrededor de dos meses debido a la pandemia del coronavirus.

En el encuentro correspondiente a la penúltima jornada de la competición ibérica, el Merengue planteó un duelo sin demasiadas sorpresas: la línea defensiva compuesta por los 4 hombres que garantizan solidez, con Mendy y Carvajal desprendiéndose por las bandas; la gestación de juego a cargo de Modric, Kroos y Hazard; y la amenaza constante llamada Karim Benzema.

Además, las noticias que llegaban desde Cataluña llevaban tranquilidad para los protagonistas. El gol del Osasuna a cargo de Arnaiz sorprendía al Barcelona y contribuía en la confianza de los intérpretes de la Casa Blanca. Los de Zizou plantearon el pleito sin tomar demasiados riesgos.

Así, unos instantes previos a la pausa de hidratación, una notable asistencia del virtuoso volante croata le permitió al goleador francés festejar el 1 a 0. La potente definición de la estrella gala dejó sin posibilidades al arquero Asenjo y los festejos comenzaron desde temprano en la capital ibérica.

En el complemento no cambió la esencia del duelo. Si bien el golazo de Lionel Messi le daba esperanzas al Culé en el Camp Nou, la victoria parcial de los capitalinos mantenía intacta la ecuación ideada por Zidane: había que ganar para no depender de nada. Y así lo entendieron sus dirigidos.

El único temor para el dueño de casa fue cuando Xavi Quintilla chocó con Thibaut Courtois. El golpe de la rodilla del lateral contra el rostro del arquero generó un manto de preocupación que se disipó cuando el belga aseguró que podía continuar con el pleito.

Como no podía ser de otra manera, una nueva acción discutida que marcó al campeón de España volvió a tomar protagonismo. Una supuesta infracción a Sergio Ramos fue sancionada con un penal, que tuvo que repetirse por una avivada innecesaria del central sevillano y Karim Benzema. Una canchereada que debió ser anulada para que el francés se olvide de las provocativas cargadas y confirme el 2 a 0 desde los doce pasos.