Los familiares y amigos de Jefferson Andrés Navarro Rueda, el atracador que fue linchado y baleado en un billar en Cúcuta, emitieron un polémico comunicado este jueves.

El hecho ocurrió la madrugada del pasado domingo 3 de octubre, cuando el mencionado llegó con otro hombre a atracar a los clientes del billar, pero estos reaccionaron y atacaron a Jefferson.

“Nadie puede tomar justicia por mano propia”, advierten los allegados en el comunicado publicado. Dijeron que Jefferson era el «niño de la casa, el menor, como en cualquier hogar de Cúcuta, Colombia».

«Ese niño, sin ninguna experiencia, de la forma más infantil y manipulado por diferentes actores, quiso jugar sin medir las consecuencias de sus actos”, agregaron.

Sobre el hecho ocurrido en el billar, los familiares señalaron que la gente estaba alrededor gritaba para que la Policía llegara rápido porque estaban «torturando» al atracador.

“A su vez escucharon a Jefferson que gritaba, con un tiro en boca que le espolvoreó los dientes, ‘perdón, perdón’. Nadie tuvo piedad”, manifestaron en el comunicado.

«Le quitaron el bien más preciado del ser humano que es la vida. Jefferson pudo haber sido el hermano, el hijo, el yerno o sobrino de alguno de estos 7 hombres o familiar de usted que está leyendo esto», añadieron.

Según la versión de la familia, los que mataron a Jefferson deben responder por el delito de homicidio, de acuerdo con lo establecido por el «código penal, principios éticos y la constitución política».

«¿Le gustaría aplicar el Código de Hammurabi?, donde el ojo se pagaba con ojo y diente con diente. Sí, a algunos sí les gustaría. El que esté libre de pecado que tire la primera piedra”, finalizaron.